8 minutes, audiovisual essay.
Created by: Marta Lallana, Sandra García.
Based on the books: “The Cinema or The Imaginary Man” by
Edgar Morin and “Profanations” by Giorgio Agamben.


Doble Posmoderno: El Yo Social  


“En el futuro, todo el mundo será mundialmente famoso por 15 minutos.”
Andy Warhol.





(CLICK HERE TO READ IT IN ENGLISH)

El ser humano tiene una necesidad antropológica fundamental: proyectarse a sí mismo. Cuando se observa a sí mismo, no puede evitar un primer momento de extrañeza. Como dice Agamben, "entre la percepción de la imagen y el reconocerse en ella existe un intervalo”. Este intervalo comienza a crecer una vez nuestra imagen se independiza de nosotros.

Mientras que nuestro reflejo se perpetúa para obedecernos eternamente; esclavizado a nuestro tiempo, a nuestros movimientos y a nuestro envejecimiento, la fotografía genera una vida propia. Es la fotografía la que nos da una mirada perpetua e inmóvil que no cambia con nosotros a través del tiempo, genera un momento embalsamado. Esta mirada, que ya no nos pertenece, cobrará aún más vitalidad al agregar el factor tiempo con el nacimiento del cine.  Desde entonces irá ganando en realismo y en objetividad, haciéndolo ya a pasos agigantados con la llegada del digital.

Internet termina por confirmar esta doble vida de la imagen, que es lanzada a un espacio de unos y ceros donde la masa global de usuarios anónimos puede retocarla, cambiarla y generar nuevos contextos hasta devenir en una nueva imagen.

Sin embargo, la pulsión por generar imágenes de nosotros mismos parece haberse intensificado. La democratización de la tecnología fotográfica conlleva la multiplicación de imágenes de uno mismo que son tomadas y arrojadas al abismo de la red. La mayor distancia entre ellas y nosotros las hace aún más hipnóticas.

Cuando las empresas bajo un sistema capitalista irrumpen en Internet (un lugar nacido bajo máximas cercanas al anarquismo), la jerarquía se vuelve necesaria. Y la organización de un medio totalmente democratizado inundado por las masas, ya no puede ser la "exclusividad" (parámetro medidor de calidad en el paradigma anterior).  El nuevo orden de cosas hace necesario un nuevo canon. Debido a que Internet es un medio de masas, la nueva forma de medir la calidad (si todavía se puede usar esta palabra), pasa por la "popularidad". Y es la empresa la que, basándose en un estudio riguroso y constante del medio, selecciona aquellos productos-persona más populares que provienen de la masa anónima y se destacan por el número de visitas, de likes ..., dotándolos de una mayor visibilidad para que puedan ser aún más populares. Es así cómo el dinero comienza a generar el nuevo canon.


(CLICK HERE TO GO BACK)